De nuevo en la venta de Maritornes

Al día siguiente continuaron su camino sin ninguna aventura en particular. Llegaron de nuevo a la venta del incidente que Sancho tuvo con la manta y aunque a todos los recibieron muy bien, el escudero no quiso entrar. La señora que le había prestado la barba al barbero para su disfraz se apresuró a pedirla antes de que Don Quijote se diera cuenta. El barbero se escondió y acordaron decirle al caballero que el escudero de la princesa se adelantó a su reino para llevar las buenas noticias sobre su ayuda. El dueño de la posada, su esposa, su hija y Maritornes se apresuraron a servirles la comida y prepararles las habitaciones.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Al día siguiente continuaron su camino sin ninguna aventura en particular. Llegaron de nuevo a la venta del incidente que Sancho tuvo con la manta y aunque a todos los recibieron muy bien, el escudero no quiso entrar. La señora que le había prestado la barba al barbero para su disfraz se apresuró a pedirla antes de que Don Quijote se diera cuenta. El barbero se escondió y acordaron decirle al caballero que el escudero de la princesa se adelantó a su reino para llevar las buenas noticias sobre su ayuda. El dueño de la posada, su esposa, su hija y Maritornes se apresuraron a servirles la comida y prepararles las habitaciones.

Al día siguiente continuaron su camino sin ninguna aventura en particular. Llegaron de nuevo a la venta del incidente que Sancho tuvo con la manta y aunque a todos los recibieron muy bien, el escudero no quiso entrar. La señora que le había prestado la barba al barbero para su disfraz se apresuró a pedirla antes de que Don Quijote se diera cuenta. El barbero se escondió y acordaron decirle al caballero que el escudero de la princesa se adelantó a su reino para llevar las buenas noticias sobre su ayuda. El dueño de la posada, su esposa, su hija y Maritornes se apresuraron a servirles la comida y prepararles las habitaciones.

Al día siguiente continuaron su camino sin ninguna aventura en particular. Llegaron de nuevo a la venta del incidente que Sancho tuvo con la manta y aunque a todos los recibieron muy bien, el escudero no quiso entrar. La señora que le había prestado la barba al barbero para su disfraz se apresuró a pedirla antes de que Don Quijote se diera cuenta. El barbero se escondió y acordaron decirle al caballero que el escudero de la princesa se adelantó a su reino para llevar las buenas noticias sobre su ayuda. El dueño de la posada, su esposa, su hija y Maritornes se apresuraron a servirles la comida y prepararles las habitaciones.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000068 Categoría:

Descripción

Al día siguiente continuaron su camino sin ninguna aventura en particular. Llegaron de nuevo a la venta del incidente que Sancho tuvo con la manta y aunque a todos los recibieron muy bien, el escudero no quiso entrar. La señora que le había prestado la barba al barbero para su disfraz se apresuró a pedirla antes de que Don Quijote se diera cuenta. El barbero se escondió y acordaron decirle al caballero que el escudero de la princesa se adelantó a su reino para llevar las buenas noticias sobre su ayuda. El dueño de la posada, su esposa, su hija y Maritornes se apresuraron a servirles la comida y prepararles las habitaciones.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “De nuevo en la venta de Maritornes”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.