La segunda batalla – I

Sancho lo siguió y en su asno atacó al otro, haciéndolo caer de su caballo y empezó a quitarle el hábito, dos más se acercaron y golpearon al escudero hasta que quedó sin sentido.
Don Quijote logró llegar hasta el coche y con palabras suaves le dijo a la princesa que no se preocupara, que pronto sería liberada.
Uno de los escuderos que acompañaba el coche, se fue hacia ‘Don Quijote’ y tomando su lanza le dijo que se alejara ó lo mataría. A esto el hidalgo respondió:
-”Si fueras caballero, que no eres, yo ya hubiera castigado tu sandez y atrevimiento.”

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Sancho lo siguió y en su asno atacó al otro, haciéndolo caer de su caballo y empezó a quitarle el hábito, dos más se acercaron y golpearon al escudero hasta que quedó sin sentido.
Don Quijote logró llegar hasta el coche y con palabras suaves le dijo a la princesa que no se preocupara, que pronto sería liberada.
Uno de los escuderos que acompañaba el coche, se fue hacia ‘Don Quijote’ y tomando su lanza le dijo que se alejara ó lo mataría. A esto el hidalgo respondió:
-”Si fueras caballero, que no eres, yo ya hubiera castigado tu sandez y atrevimiento.”

Sancho lo siguió y en su asno atacó al otro, haciéndolo caer de su caballo y empezó a quitarle el hábito, dos más se acercaron y golpearon al escudero hasta que quedó sin sentido.
Don Quijote logró llegar hasta el coche y con palabras suaves le dijo a la princesa que no se preocupara, que pronto sería liberada.
Uno de los escuderos que acompañaba el coche, se fue hacia ‘Don Quijote’ y tomando su lanza le dijo que se alejara ó lo mataría. A esto el hidalgo respondió:
-”Si fueras caballero, que no eres, yo ya hubiera castigado tu sandez y atrevimiento.”

Sancho lo siguió y en su asno atacó al otro, haciéndolo caer de su caballo y empezó a quitarle el hábito, dos más se acercaron y golpearon al escudero hasta que quedó sin sentido.
Don Quijote logró llegar hasta el coche y con palabras suaves le dijo a la princesa que no se preocupara, que pronto sería liberada.
Uno de los escuderos que acompañaba el coche, se fue hacia ‘Don Quijote’ y tomando su lanza le dijo que se alejara ó lo mataría. A esto el hidalgo respondió:
-”Si fueras caballero, que no eres, yo ya hubiera castigado tu sandez y atrevimiento.”

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000021 Categoría:

Descripción

Sancho lo siguió y en su asno atacó al otro, haciéndolo caer de su caballo y empezó a quitarle el hábito, dos más se acercaron y golpearon al escudero hasta que quedó sin sentido.
Don Quijote logró llegar hasta el coche y con palabras suaves le dijo a la princesa que no se preocupara, que pronto sería liberada.
Uno de los escuderos que acompañaba el coche, se fue hacia ‘Don Quijote’ y tomando su lanza le dijo que se alejara ó lo mataría. A esto el hidalgo respondió:
-”Si fueras caballero, que no eres, yo ya hubiera castigado tu sandez y atrevimiento.”

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La segunda batalla – I”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.