La historia de Marcela

El hombre muerto, ‘Grisóstomo’, era un astrónomo que había estudiado en Salamanca y se vestía de pastor para acercarse a Marcela, mujer de infinita belleza que era huérfana de padres, hija de un hidalgo rico. Había crecido con su tío y no quería nunca casarse, así que se volvió pastora y no entregaba su corazón a nadie. Como otros hombres, Grisóstomo la pretendió durante mucho tiempo, pero Marcela nunca le dió esperanza, siempre fue enfática en que el amor ha de ser voluntario y no forzoso, ella sencillamente no lo amaba y no era culpable de su sufrimiento.
Tristemente, un día caluroso Grisóstomo se recostó en la caliente arena y lanzando sus últimos lamentos cayó en el profundo sueño.
Terminada la historia, pasaron la noche bajo el cielo estrellado y al día siguiente fueron a atender el entierro del hombre que murió de amor y donde desde la peña más alta, Marcela los acompañó un rato, dejó ver su incomparable belleza y luego por el bosque desapareció.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

El hombre muerto, ‘Grisóstomo’, era un astrónomo que había estudiado en Salamanca y se vestía de pastor para acercarse a Marcela, mujer de infinita belleza que era huérfana de padres, hija de un hidalgo rico. Había crecido con su tío y no quería nunca casarse, así que se volvió pastora y no entregaba su corazón a nadie. Como otros hombres, Grisóstomo la pretendió durante mucho tiempo, pero Marcela nunca le dió esperanza, siempre fue enfática en que el amor ha de ser voluntario y no forzoso, ella sencillamente no lo amaba y no era culpable de su sufrimiento.
Tristemente, un día caluroso Grisóstomo se recostó en la caliente arena y lanzando sus últimos lamentos cayó en el profundo sueño.
Terminada la historia, pasaron la noche bajo el cielo estrellado y al día siguiente fueron a atender el entierro del hombre que murió de amor y donde desde la peña más alta, Marcela los acompañó un rato, dejó ver su incomparable belleza y luego por el bosque desapareció.

El hombre muerto, ‘Grisóstomo’, era un astrónomo que había estudiado en Salamanca y se vestía de pastor para acercarse a Marcela, mujer de infinita belleza que era huérfana de padres, hija de un hidalgo rico. Había crecido con su tío y no quería nunca casarse, así que se volvió pastora y no entregaba su corazón a nadie. Como otros hombres, Grisóstomo la pretendió durante mucho tiempo, pero Marcela nunca le dió esperanza, siempre fue enfática en que el amor ha de ser voluntario y no forzoso, ella sencillamente no lo amaba y no era culpable de su sufrimiento.
Tristemente, un día caluroso Grisóstomo se recostó en la caliente arena y lanzando sus últimos lamentos cayó en el profundo sueño.
Terminada la historia, pasaron la noche bajo el cielo estrellado y al día siguiente fueron a atender el entierro del hombre que murió de amor y donde desde la peña más alta, Marcela los acompañó un rato, dejó ver su incomparable belleza y luego por el bosque desapareció.

El hombre muerto, ‘Grisóstomo’, era un astrónomo que había estudiado en Salamanca y se vestía de pastor para acercarse a Marcela, mujer de infinita belleza que era huérfana de padres, hija de un hidalgo rico. Había crecido con su tío y no quería nunca casarse, así que se volvió pastora y no entregaba su corazón a nadie. Como otros hombres, Grisóstomo la pretendió durante mucho tiempo, pero Marcela nunca le dió esperanza, siempre fue enfática en que el amor ha de ser voluntario y no forzoso, ella sencillamente no lo amaba y no era culpable de su sufrimiento.
Tristemente, un día caluroso Grisóstomo se recostó en la caliente arena y lanzando sus últimos lamentos cayó en el profundo sueño.
Terminada la historia, pasaron la noche bajo el cielo estrellado y al día siguiente fueron a atender el entierro del hombre que murió de amor y donde desde la peña más alta, Marcela los acompañó un rato, dejó ver su incomparable belleza y luego por el bosque desapareció.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000025 Categoría:

Descripción

El hombre muerto, ‘Grisóstomo’, era un astrónomo que había estudiado en Salamanca y se vestía de pastor para acercarse a Marcela, mujer de infinita belleza que era huérfana de padres, hija de un hidalgo rico. Había crecido con su tío y no quería nunca casarse, así que se volvió pastora y no entregaba su corazón a nadie. Como otros hombres, Grisóstomo la pretendió durante mucho tiempo, pero Marcela nunca le dió esperanza, siempre fue enfática en que el amor ha de ser voluntario y no forzoso, ella sencillamente no lo amaba y no era culpable de su sufrimiento.
Tristemente, un día caluroso Grisóstomo se recostó en la caliente arena y lanzando sus últimos lamentos cayó en el profundo sueño.
Terminada la historia, pasaron la noche bajo el cielo estrellado y al día siguiente fueron a atender el entierro del hombre que murió de amor y donde desde la peña más alta, Marcela los acompañó un rato, dejó ver su incomparable belleza y luego por el bosque desapareció.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La historia de Marcela”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.