La pena de Don Quijote – II

Otra cosa que hacía Amadís era encomendarse a Dios, así que Don Quijote intentó rezar.

Rasgó su propia camisa para tener algo parecido a un rosario, le hizo once nudos pequeños, otro más grande y repitió un millón de Ave Marías.

En el fondo lo que nuestro caballero quería era encontrar algún ermitaño para contarle todas sus penas. Solo comía unas pocas hierbas que recogía, ese era su plan mientras que Sancho volvía, con esa dieta, si en lugar de tres días el escudero tomaba tres semanas en regresar, Don Quijote moriría.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Otra cosa que hacía Amadís era encomendarse a Dios, así que Don Quijote intentó rezar.

Rasgó su propia camisa para tener algo parecido a un rosario, le hizo once nudos pequeños, otro más grande y repitió un millón de Ave Marías.

En el fondo lo que nuestro caballero quería era encontrar algún ermitaño para contarle todas sus penas. Solo comía unas pocas hierbas que recogía, ese era su plan mientras que Sancho volvía, con esa dieta, si en lugar de tres días el escudero tomaba tres semanas en regresar, Don Quijote moriría.

Otra cosa que hacía Amadís era encomendarse a Dios, así que Don Quijote intentó rezar.

Rasgó su propia camisa para tener algo parecido a un rosario, le hizo once nudos pequeños, otro más grande y repitió un millón de Ave Marías.

En el fondo lo que nuestro caballero quería era encontrar algún ermitaño para contarle todas sus penas. Solo comía unas pocas hierbas que recogía, ese era su plan mientras que Sancho volvía, con esa dieta, si en lugar de tres días el escudero tomaba tres semanas en regresar, Don Quijote moriría.

Otra cosa que hacía Amadís era encomendarse a Dios, así que Don Quijote intentó rezar.

Rasgó su propia camisa para tener algo parecido a un rosario, le hizo once nudos pequeños, otro más grande y repitió un millón de Ave Marías.

En el fondo lo que nuestro caballero quería era encontrar algún ermitaño para contarle todas sus penas. Solo comía unas pocas hierbas que recogía, ese era su plan mientras que Sancho volvía, con esa dieta, si en lugar de tres días el escudero tomaba tres semanas en regresar, Don Quijote moriría.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000057 Categoría:

Descripción

Otra cosa que hacía Amadís era encomendarse a Dios, así que Don Quijote intentó rezar.

Rasgó su propia camisa para tener algo parecido a un rosario, le hizo once nudos pequeños, otro más grande y repitió un millón de Ave Marías.

En el fondo lo que nuestro caballero quería era encontrar algún ermitaño para contarle todas sus penas. Solo comía unas pocas hierbas que recogía, ese era su plan mientras que Sancho volvía, con esa dieta, si en lugar de tres días el escudero tomaba tres semanas en regresar, Don Quijote moriría.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La pena de Don Quijote – II”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.