El Yelmo de Mambrino – II

Una vez que Sancho se lo entregó don Quijote se puso la vasija en la cabeza y dijo: -”Sin duda que el dueño de este yelmo tenía la cabeza muy grande y lo peor es que le falta la mitad” Sancho no pudo contener la risa, no era un yelmo si no la vasija de un barbero. don Quijote le dijo que seguramente, ese hombre desconociendo el valor de esta pieza, había destruido el yelmo para hacer la vasija y que de todas maneras se la iba a quedar. Preparándose para seguir su camino Sancho le dijo a don Quijote que en casi todas sus aventuras terminaba herido, en situaciones que se podrían evitar y que de ahora en adelante, pensaba tener sus cinco sentidos para no herir a nadie y estaba dispuesto a olvidar las burlas.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Una vez que Sancho se lo entregó don Quijote se puso la vasija en la cabeza y dijo: -”Sin duda que el dueño de este yelmo tenía la cabeza muy grande y lo peor es que le falta la mitad” Sancho no pudo contener la risa, no era un yelmo si no la vasija de un barbero. don Quijote le dijo que seguramente, ese hombre desconociendo el valor de esta pieza, había destruido el yelmo para hacer la vasija y que de todas maneras se la iba a quedar. Preparándose para seguir su camino Sancho le dijo a don Quijote que en casi todas sus aventuras terminaba herido, en situaciones que se podrían evitar y que de ahora en adelante, pensaba tener sus cinco sentidos para no herir a nadie y estaba dispuesto a olvidar las burlas.

Una vez que Sancho se lo entregó don Quijote se puso la vasija en la cabeza y dijo: -”Sin duda que el dueño de este yelmo tenía la cabeza muy grande y lo peor es que le falta la mitad” Sancho no pudo contener la risa, no era un yelmo si no la vasija de un barbero. don Quijote le dijo que seguramente, ese hombre desconociendo el valor de esta pieza, había destruido el yelmo para hacer la vasija y que de todas maneras se la iba a quedar. Preparándose para seguir su camino Sancho le dijo a don Quijote que en casi todas sus aventuras terminaba herido, en situaciones que se podrían evitar y que de ahora en adelante, pensaba tener sus cinco sentidos para no herir a nadie y estaba dispuesto a olvidar las burlas.

Una vez que Sancho se lo entregó don Quijote se puso la vasija en la cabeza y dijo: -”Sin duda que el dueño de este yelmo tenía la cabeza muy grande y lo peor es que le falta la mitad” Sancho no pudo contener la risa, no era un yelmo si no la vasija de un barbero. don Quijote le dijo que seguramente, ese hombre desconociendo el valor de esta pieza, había destruido el yelmo para hacer la vasija y que de todas maneras se la iba a quedar. Preparándose para seguir su camino Sancho le dijo a don Quijote que en casi todas sus aventuras terminaba herido, en situaciones que se podrían evitar y que de ahora en adelante, pensaba tener sus cinco sentidos para no herir a nadie y estaba dispuesto a olvidar las burlas.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000043 Categoría:

Descripción

Una vez que Sancho se lo entregó don Quijote se puso la vasija en la cabeza y dijo: -”Sin duda que el dueño de este yelmo tenía la cabeza muy grande y lo peor es que le falta la mitad” Sancho no pudo contener la risa, no era un yelmo si no la vasija de un barbero. don Quijote le dijo que seguramente, ese hombre desconociendo el valor de esta pieza, había destruido el yelmo para hacer la vasija y que de todas maneras se la iba a quedar. Preparándose para seguir su camino Sancho le dijo a don Quijote que en casi todas sus aventuras terminaba herido, en situaciones que se podrían evitar y que de ahora en adelante, pensaba tener sus cinco sentidos para no herir a nadie y estaba dispuesto a olvidar las burlas.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El Yelmo de Mambrino – II”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.