El Yelmo de Mambrino – I

Comenzaba a llover y a lo lejos Don Quijote vio a un hombre a caballo, le llamó la atención lo que en su cabeza llevaba y que brillaba como el oro.
Le dijo a Sancho que “Donde una puerta se cierra, otra se abre” viendo ante sus ojos la nueva aventura
-”Es el yelmo de ‘Mambrino’ que yo he jurado poseer.” dijo nuestro caballero.
En realidad, el hombre tenía una vasija de lata en la cabeza -de las que usan los barberos para lavar la barba-, para cubrirse de la lluvia. Cuando don Quijote estaba cerca del hombre no dudó en lanzarse sobre él para quitarle lo que era suyo y empezó a perseguirlo a toda velocidad sobre Rocinante levantando su lanza. El pobre hombre asustado se tumbó al suelo, salió corriendo y se le cayó lo que tenía en la cabeza. Así que nuestro caballero logró su objetivo y le pidió a Sancho ir a recoger el premio.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Comenzaba a llover y a lo lejos Don Quijote vio a un hombre a caballo, le llamó la atención lo que en su cabeza llevaba y que brillaba como el oro.
Le dijo a Sancho que “Donde una puerta se cierra, otra se abre” viendo ante sus ojos la nueva aventura
-”Es el yelmo de ‘Mambrino’ que yo he jurado poseer.” dijo nuestro caballero.
En realidad, el hombre tenía una vasija de lata en la cabeza -de las que usan los barberos para lavar la barba-, para cubrirse de la lluvia. Cuando don Quijote estaba cerca del hombre no dudó en lanzarse sobre él para quitarle lo que era suyo y empezó a perseguirlo a toda velocidad sobre Rocinante levantando su lanza. El pobre hombre asustado se tumbó al suelo, salió corriendo y se le cayó lo que tenía en la cabeza. Así que nuestro caballero logró su objetivo y le pidió a Sancho ir a recoger el premio.

Comenzaba a llover y a lo lejos Don Quijote vio a un hombre a caballo, le llamó la atención lo que en su cabeza llevaba y que brillaba como el oro.
Le dijo a Sancho que “Donde una puerta se cierra, otra se abre” viendo ante sus ojos la nueva aventura
-”Es el yelmo de ‘Mambrino’ que yo he jurado poseer.” dijo nuestro caballero.
En realidad, el hombre tenía una vasija de lata en la cabeza -de las que usan los barberos para lavar la barba-, para cubrirse de la lluvia. Cuando don Quijote estaba cerca del hombre no dudó en lanzarse sobre él para quitarle lo que era suyo y empezó a perseguirlo a toda velocidad sobre Rocinante levantando su lanza. El pobre hombre asustado se tumbó al suelo, salió corriendo y se le cayó lo que tenía en la cabeza. Así que nuestro caballero logró su objetivo y le pidió a Sancho ir a recoger el premio.

Comenzaba a llover y a lo lejos Don Quijote vio a un hombre a caballo, le llamó la atención lo que en su cabeza llevaba y que brillaba como el oro.
Le dijo a Sancho que “Donde una puerta se cierra, otra se abre” viendo ante sus ojos la nueva aventura
-”Es el yelmo de ‘Mambrino’ que yo he jurado poseer.” dijo nuestro caballero.
En realidad, el hombre tenía una vasija de lata en la cabeza -de las que usan los barberos para lavar la barba-, para cubrirse de la lluvia. Cuando don Quijote estaba cerca del hombre no dudó en lanzarse sobre él para quitarle lo que era suyo y empezó a perseguirlo a toda velocidad sobre Rocinante levantando su lanza. El pobre hombre asustado se tumbó al suelo, salió corriendo y se le cayó lo que tenía en la cabeza. Así que nuestro caballero logró su objetivo y le pidió a Sancho ir a recoger el premio.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000042 Categoría:

Descripción

Comenzaba a llover y a lo lejos Don Quijote vio a un hombre a caballo, le llamó la atención lo que en su cabeza llevaba y que brillaba como el oro.
Le dijo a Sancho que “Donde una puerta se cierra, otra se abre” viendo ante sus ojos la nueva aventura
-”Es el yelmo de ‘Mambrino’ que yo he jurado poseer.” dijo nuestro caballero.
En realidad, el hombre tenía una vasija de lata en la cabeza -de las que usan los barberos para lavar la barba-, para cubrirse de la lluvia. Cuando don Quijote estaba cerca del hombre no dudó en lanzarse sobre él para quitarle lo que era suyo y empezó a perseguirlo a toda velocidad sobre Rocinante levantando su lanza. El pobre hombre asustado se tumbó al suelo, salió corriendo y se le cayó lo que tenía en la cabeza. Así que nuestro caballero logró su objetivo y le pidió a Sancho ir a recoger el premio.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El Yelmo de Mambrino – I”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.