El encantamiento de la Jaula IV

Decidieron sentarse a descansar todos juntos en un campo lleno de hierba fresca. Uno de los sacerdotes envió a sus ayudantes a traer comida para todos desde la posada más cercana. Sancho se acercó al cura y le pidió que por favor dejara salir a su señor de la jaula por un rato. Incluso Don Quijote prometió no hacer nada malo. Libre, saludó a su Rocinante y sentándose cerca de los sacerdotes comenzó a hablar con ellos, todos quedaron admirados de su lucidez en general y no podían creer que por temas de caballería, él perdiera la cordura. Luego, estuvieron discutiendo acerca de historias de verdaderos caballeros y de las falsas como la de El Amadís de Gaula. Varios argumentos iban y venían hasta que llegó la comida y, sentados bajo la sombra de los árboles, todos compartieron los alimentos.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Decidieron sentarse a descansar todos juntos en un campo lleno de hierba fresca. Uno de los sacerdotes envió a sus ayudantes a traer comida para todos desde la posada más cercana. Sancho se acercó al cura y le pidió que por favor dejara salir a su señor de la jaula por un rato. Incluso Don Quijote prometió no hacer nada malo. Libre, saludó a su Rocinante y sentándose cerca de los sacerdotes comenzó a hablar con ellos, todos quedaron admirados de su lucidez en general y no podían creer que por temas de caballería, él perdiera la cordura. Luego, estuvieron discutiendo acerca de historias de verdaderos caballeros y de las falsas como la de El Amadís de Gaula. Varios argumentos iban y venían hasta que llegó la comida y, sentados bajo la sombra de los árboles, todos compartieron los alimentos.

Decidieron sentarse a descansar todos juntos en un campo lleno de hierba fresca. Uno de los sacerdotes envió a sus ayudantes a traer comida para todos desde la posada más cercana. Sancho se acercó al cura y le pidió que por favor dejara salir a su señor de la jaula por un rato. Incluso Don Quijote prometió no hacer nada malo. Libre, saludó a su Rocinante y sentándose cerca de los sacerdotes comenzó a hablar con ellos, todos quedaron admirados de su lucidez en general y no podían creer que por temas de caballería, él perdiera la cordura. Luego, estuvieron discutiendo acerca de historias de verdaderos caballeros y de las falsas como la de El Amadís de Gaula. Varios argumentos iban y venían hasta que llegó la comida y, sentados bajo la sombra de los árboles, todos compartieron los alimentos.

Decidieron sentarse a descansar todos juntos en un campo lleno de hierba fresca. Uno de los sacerdotes envió a sus ayudantes a traer comida para todos desde la posada más cercana. Sancho se acercó al cura y le pidió que por favor dejara salir a su señor de la jaula por un rato. Incluso Don Quijote prometió no hacer nada malo. Libre, saludó a su Rocinante y sentándose cerca de los sacerdotes comenzó a hablar con ellos, todos quedaron admirados de su lucidez en general y no podían creer que por temas de caballería, él perdiera la cordura. Luego, estuvieron discutiendo acerca de historias de verdaderos caballeros y de las falsas como la de El Amadís de Gaula. Varios argumentos iban y venían hasta que llegó la comida y, sentados bajo la sombra de los árboles, todos compartieron los alimentos.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000086 Categoría:

Descripción

Decidieron sentarse a descansar todos juntos en un campo lleno de hierba fresca. Uno de los sacerdotes envió a sus ayudantes a traer comida para todos desde la posada más cercana. Sancho se acercó al cura y le pidió que por favor dejara salir a su señor de la jaula por un rato. Incluso Don Quijote prometió no hacer nada malo. Libre, saludó a su Rocinante y sentándose cerca de los sacerdotes comenzó a hablar con ellos, todos quedaron admirados de su lucidez en general y no podían creer que por temas de caballería, él perdiera la cordura. Luego, estuvieron discutiendo acerca de historias de verdaderos caballeros y de las falsas como la de El Amadís de Gaula. Varios argumentos iban y venían hasta que llegó la comida y, sentados bajo la sombra de los árboles, todos compartieron los alimentos.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El encantamiento de la Jaula IV”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.