Don Quijote vence al gigante

Cuando se calmó un poco, el cura se acercó a Don Quijote, al parecer en su sueño lo veía como la princesa Micomicona, pues se arrodilló ante ella y le dijo: Bien pueda alta y famosa señora, vivir desde ahora más segura. Los que miraban desde la puerta no podían contener la risa. Finalmente Cardenio, el barbero y el cura lograron llevar al caballero de vuelta a su cama, que cansado por esa tremenda batalla, se quedó dormido rápidamente. La dueña de la venta se lamentaba por todos los males que traía este loco a su posada.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Hablaron de cuánto disfrutaban en la posada cuando quienes sabían leer, lo hacían en voz alta con libros de caballería. El dueño tenía algunos y el cura le pidió traerlos, luego de revisarlos dijo que quemaría dos de ellos por estar llenos de disparates; el ventero se molestó y dijo que no lo permitiría, pero el cura le insistió que todo el contenido de esos libros era mentira y sólo se hacían para entretener, con tan mala suerte que a veces había personas que no saben que es real y que no, como le ocurrió a don Quijote, sólo le pidió que no los dejara cerca del hidalgo.
Mientras recogía los libros para guardarlos, el cura vio algunos papeles escritos a mano con una hermosa letra y quiso leer la historia, todos los presentes le pidieron hacerlo en voz alto, Sancho también se unió.

Cuando se calmó un poco, el cura se acercó a Don Quijote, al parecer en su sueño lo veía como la princesa Micomicona, pues se arrodilló ante ella y le dijo: Bien pueda alta y famosa señora, vivir desde ahora más segura. Los que miraban desde la puerta no podían contener la risa. Finalmente Cardenio, el barbero y el cura lograron llevar al caballero de vuelta a su cama, que cansado por esa tremenda batalla, se quedó dormido rápidamente. La dueña de la venta se lamentaba por todos los males que traía este loco a su posada.

Cuando se calmó un poco, el cura se acercó a Don Quijote, al parecer en su sueño lo veía como la princesa Micomicona, pues se arrodilló ante ella y le dijo: Bien pueda alta y famosa señora, vivir desde ahora más segura. Los que miraban desde la puerta no podían contener la risa. Finalmente Cardenio, el barbero y el cura lograron llevar al caballero de vuelta a su cama, que cansado por esa tremenda batalla, se quedó dormido rápidamente. La dueña de la venta se lamentaba por todos los males que traía este loco a su posada.

Cuando se calmó un poco, el cura se acercó a Don Quijote, al parecer en su sueño lo veía como la princesa Micomicona, pues se arrodilló ante ella y le dijo: Bien pueda alta y famosa señora, vivir desde ahora más segura. Los que miraban desde la puerta no podían contener la risa. Finalmente Cardenio, el barbero y el cura lograron llevar al caballero de vuelta a su cama, que cansado por esa tremenda batalla, se quedó dormido rápidamente. La dueña de la venta se lamentaba por todos los males que traía este loco a su posada.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000072 Categoría:

Descripción

Cuando se calmó un poco, el cura se acercó a Don Quijote, al parecer en su sueño lo veía como la princesa Micomicona, pues se arrodilló ante ella y le dijo: Bien pueda alta y famosa señora, vivir desde ahora más segura. Los que miraban desde la puerta no podían contener la risa. Finalmente Cardenio, el barbero y el cura lograron llevar al caballero de vuelta a su cama, que cansado por esa tremenda batalla, se quedó dormido rápidamente. La dueña de la venta se lamentaba por todos los males que traía este loco a su posada.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Don Quijote vence al gigante”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.