Zoraida

Luscinda le dijo al señor que ellas le estaban ofreciendo dormir juntas, a lo que el hombre que se llamaba Ruy, respondió muy agradecido aceptando la oferta. El hombre le contó que venían del norte de África, desde Argel y aunque ella era musulmana de cuerpo y vestuario, su alma era cristiana y quería ser bautizada. Dorote la invitó a irse con ellas y le preguntó si podía descubrir su cara. El señor tradujo y al ver su rostro notó que era bellísimo. Luego le preguntaron su nombre, a lo que primero respondió Zoraida, y después María.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Luscinda le dijo al señor que ellas le estaban ofreciendo dormir juntas, a lo que el hombre que se llamaba Ruy, respondió muy agradecido aceptando la oferta. El hombre le contó que venían del norte de África, desde Argel y aunque ella era musulmana de cuerpo y vestuario, su alma era cristiana y quería ser bautizada. Dorote la invitó a irse con ellas y le preguntó si podía descubrir su cara. El señor tradujo y al ver su rostro notó que era bellísimo. Luego le preguntaron su nombre, a lo que primero respondió Zoraida, y después María.

Luscinda le dijo al señor que ellas le estaban ofreciendo dormir juntas, a lo que el hombre que se llamaba Ruy, respondió muy agradecido aceptando la oferta. El hombre le contó que venían del norte de África, desde Argel y aunque ella era musulmana de cuerpo y vestuario, su alma era cristiana y quería ser bautizada. Dorote la invitó a irse con ellas y le preguntó si podía descubrir su cara. El señor tradujo y al ver su rostro notó que era bellísimo. Luego le preguntaron su nombre, a lo que primero respondió Zoraida, y después María.

Luscinda le dijo al señor que ellas le estaban ofreciendo dormir juntas, a lo que el hombre que se llamaba Ruy, respondió muy agradecido aceptando la oferta. El hombre le contó que venían del norte de África, desde Argel y aunque ella era musulmana de cuerpo y vestuario, su alma era cristiana y quería ser bautizada. Dorote la invitó a irse con ellas y le preguntó si podía descubrir su cara. El señor tradujo y al ver su rostro notó que era bellísimo. Luego le preguntaron su nombre, a lo que primero respondió Zoraida, y después María.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000078 Categorías: ,

Descripción

Luscinda le dijo al señor que ellas le estaban ofreciendo dormir juntas, a lo que el hombre que se llamaba Ruy, respondió muy agradecido aceptando la oferta. El hombre le contó que venían del norte de África, desde Argel y aunque ella era musulmana de cuerpo y vestuario, su alma era cristiana y quería ser bautizada. Dorote la invitó a irse con ellas y le preguntó si podía descubrir su cara. El señor tradujo y al ver su rostro notó que era bellísimo. Luego le preguntaron su nombre, a lo que primero respondió Zoraida, y después María.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Zoraida”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.