La princesa Micomicona – II

En el camino el cura y Cardenio salieron al encuentro del grupo por casualidad y luego Dorotea contó su historia como la princesa Micomicona. Había quedado huérfana y el malvado gigante estaba usurpando su reino, así que buscó al caballero del que tanto se hablaba, el famosísimo Don Quijote de la Mancha. Ella le ofreció ser su esposa cuando obtuviera la victoria, pero el hidalgo la rechazó, porque para él sólo había una mujer, su señora Dulcinea.

Sancho lo contradijo diciéndole que la princesa era mucho más bella y mejor que la señora de El Toboso, ante esto Don Quijote le dio dos golpes con la lanza por atrevido y luego del alboroto Sancho se disculpó besándole la mano a su señor para hacer las paces.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

En el camino el cura y Cardenio salieron al encuentro del grupo por casualidad y luego Dorotea contó su historia como la princesa Micomicona. Había quedado huérfana y el malvado gigante estaba usurpando su reino, así que buscó al caballero del que tanto se hablaba, el famosísimo Don Quijote de la Mancha. Ella le ofreció ser su esposa cuando obtuviera la victoria, pero el hidalgo la rechazó, porque para él sólo había una mujer, su señora Dulcinea.

Sancho lo contradijo diciéndole que la princesa era mucho más bella y mejor que la señora de El Toboso, ante esto Don Quijote le dio dos golpes con la lanza por atrevido y luego del alboroto Sancho se disculpó besándole la mano a su señor para hacer las paces.

En el camino el cura y Cardenio salieron al encuentro del grupo por casualidad y luego Dorotea contó su historia como la princesa Micomicona. Había quedado huérfana y el malvado gigante estaba usurpando su reino, así que buscó al caballero del que tanto se hablaba, el famosísimo Don Quijote de la Mancha. Ella le ofreció ser su esposa cuando obtuviera la victoria, pero el hidalgo la rechazó, porque para él sólo había una mujer, su señora Dulcinea.

Sancho lo contradijo diciéndole que la princesa era mucho más bella y mejor que la señora de El Toboso, ante esto Don Quijote le dio dos golpes con la lanza por atrevido y luego del alboroto Sancho se disculpó besándole la mano a su señor para hacer las paces.

En el camino el cura y Cardenio salieron al encuentro del grupo por casualidad y luego Dorotea contó su historia como la princesa Micomicona. Había quedado huérfana y el malvado gigante estaba usurpando su reino, así que buscó al caballero del que tanto se hablaba, el famosísimo Don Quijote de la Mancha. Ella le ofreció ser su esposa cuando obtuviera la victoria, pero el hidalgo la rechazó, porque para él sólo había una mujer, su señora Dulcinea.

Sancho lo contradijo diciéndole que la princesa era mucho más bella y mejor que la señora de El Toboso, ante esto Don Quijote le dio dos golpes con la lanza por atrevido y luego del alboroto Sancho se disculpó besándole la mano a su señor para hacer las paces.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000066 Categoría:

Descripción

En el camino el cura y Cardenio salieron al encuentro del grupo por casualidad y luego Dorotea contó su historia como la princesa Micomicona. Había quedado huérfana y el malvado gigante estaba usurpando su reino, así que buscó al caballero del que tanto se hablaba, el famosísimo Don Quijote de la Mancha. Ella le ofreció ser su esposa cuando obtuviera la victoria, pero el hidalgo la rechazó, porque para él sólo había una mujer, su señora Dulcinea.

Sancho lo contradijo diciéndole que la princesa era mucho más bella y mejor que la señora de El Toboso, ante esto Don Quijote le dio dos golpes con la lanza por atrevido y luego del alboroto Sancho se disculpó besándole la mano a su señor para hacer las paces.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La princesa Micomicona – II”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.