La princesa Micomicona – I

El barbero se disfrazó de escudero y Dorotea se ofreció a hacer el papel de la Princesa Micomicona, tenía algún vestido y joyas que había llevado con ella, así que una vez arreglada y ¡vaya que se veía hermosa!, se dirigieron todos a buscar a Don Quijote.

Cuando lo encontraron, Dorotea se arrodilló ante el caballero andante y le pidió un don de su parte, él le insistió en levantarse pero ella se negó. Sancho le susurró que sólo necesitaba que matara a un gigante.

La princesa además le pidió que mientras cumplía esta misión no se embarcara en ninguna otra y que ella le llevaría a donde se encontraba el gigante.

Don Quijote aceptó diciendo:

Vamos de aquí, en el nombre de Dios a favorecer esta gran señora.

Escondidos el cura y Cardenio observaban la escena.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

El barbero se disfrazó de escudero y Dorotea se ofreció a hacer el papel de la Princesa Micomicona, tenía algún vestido y joyas que había llevado con ella, así que una vez arreglada y ¡vaya que se veía hermosa!, se dirigieron todos a buscar a Don Quijote.

Cuando lo encontraron, Dorotea se arrodilló ante el caballero andante y le pidió un don de su parte, él le insistió en levantarse pero ella se negó. Sancho le susurró que sólo necesitaba que matara a un gigante.

La princesa además le pidió que mientras cumplía esta misión no se embarcara en ninguna otra y que ella le llevaría a donde se encontraba el gigante.

Don Quijote aceptó diciendo:

Vamos de aquí, en el nombre de Dios a favorecer esta gran señora.

Escondidos el cura y Cardenio observaban la escena.

El barbero se disfrazó de escudero y Dorotea se ofreció a hacer el papel de la Princesa Micomicona, tenía algún vestido y joyas que había llevado con ella, así que una vez arreglada y ¡vaya que se veía hermosa!, se dirigieron todos a buscar a Don Quijote.

Cuando lo encontraron, Dorotea se arrodilló ante el caballero andante y le pidió un don de su parte, él le insistió en levantarse pero ella se negó. Sancho le susurró que sólo necesitaba que matara a un gigante.

La princesa además le pidió que mientras cumplía esta misión no se embarcara en ninguna otra y que ella le llevaría a donde se encontraba el gigante.

Don Quijote aceptó diciendo:

Vamos de aquí, en el nombre de Dios a favorecer esta gran señora.

Escondidos el cura y Cardenio observaban la escena.

El barbero se disfrazó de escudero y Dorotea se ofreció a hacer el papel de la Princesa Micomicona, tenía algún vestido y joyas que había llevado con ella, así que una vez arreglada y ¡vaya que se veía hermosa!, se dirigieron todos a buscar a Don Quijote.

Cuando lo encontraron, Dorotea se arrodilló ante el caballero andante y le pidió un don de su parte, él le insistió en levantarse pero ella se negó. Sancho le susurró que sólo necesitaba que matara a un gigante.

La princesa además le pidió que mientras cumplía esta misión no se embarcara en ninguna otra y que ella le llevaría a donde se encontraba el gigante.

Don Quijote aceptó diciendo:

Vamos de aquí, en el nombre de Dios a favorecer esta gran señora.

Escondidos el cura y Cardenio observaban la escena.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000065 Categoría:

Descripción

El barbero se disfrazó de escudero y Dorotea se ofreció a hacer el papel de la Princesa Micomicona, tenía algún vestido y joyas que había llevado con ella, así que una vez arreglada y ¡vaya que se veía hermosa!, se dirigieron todos a buscar a Don Quijote.

Cuando lo encontraron, Dorotea se arrodilló ante el caballero andante y le pidió un don de su parte, él le insistió en levantarse pero ella se negó. Sancho le susurró que sólo necesitaba que matara a un gigante.

La princesa además le pidió que mientras cumplía esta misión no se embarcara en ninguna otra y que ella le llevaría a donde se encontraba el gigante.

Don Quijote aceptó diciendo:

Vamos de aquí, en el nombre de Dios a favorecer esta gran señora.

Escondidos el cura y Cardenio observaban la escena.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La princesa Micomicona – I”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.