La Historia de Dorotea – II

Finalmente se supo sobre la deshonra de Dorotea, por lo que su criado y dos hombres más intentaron sobrepasarse con ella.

Desesperada se escondió en la sierra disfrazándose de labrador hasta que Dios decidiera terminar con su pena.

Cardenio le contó que él era el que Luscinda mencionaba en su nota y le prometió hacer todo por limpiar su honra.

Dorotea conmovida se arrodilló a sus pies, pero él la hizo poner de pie invitándole a seguir adelante, esperando que el cielo les hiciera justicia y agradeciendo a Don Quijote, que por su locura, ellos pudieran cruzarse.

En esto llegó Sancho con un mensaje de su caballero: que por ahora no era digno de presentarse frente a Dulcinea. De esta forma, el cura y el barbero pusieron en marcha el plan de la doncella y los disfraces.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Finalmente se supo sobre la deshonra de Dorotea, por lo que su criado y dos hombres más intentaron sobrepasarse con ella.

Desesperada se escondió en la sierra disfrazándose de labrador hasta que Dios decidiera terminar con su pena.

Cardenio le contó que él era el que Luscinda mencionaba en su nota y le prometió hacer todo por limpiar su honra.

Dorotea conmovida se arrodilló a sus pies, pero él la hizo poner de pie invitándole a seguir adelante, esperando que el cielo les hiciera justicia y agradeciendo a Don Quijote, que por su locura, ellos pudieran cruzarse.

En esto llegó Sancho con un mensaje de su caballero: que por ahora no era digno de presentarse frente a Dulcinea. De esta forma, el cura y el barbero pusieron en marcha el plan de la doncella y los disfraces.

Finalmente se supo sobre la deshonra de Dorotea, por lo que su criado y dos hombres más intentaron sobrepasarse con ella.

Desesperada se escondió en la sierra disfrazándose de labrador hasta que Dios decidiera terminar con su pena.

Cardenio le contó que él era el que Luscinda mencionaba en su nota y le prometió hacer todo por limpiar su honra.

Dorotea conmovida se arrodilló a sus pies, pero él la hizo poner de pie invitándole a seguir adelante, esperando que el cielo les hiciera justicia y agradeciendo a Don Quijote, que por su locura, ellos pudieran cruzarse.

En esto llegó Sancho con un mensaje de su caballero: que por ahora no era digno de presentarse frente a Dulcinea. De esta forma, el cura y el barbero pusieron en marcha el plan de la doncella y los disfraces.

Finalmente se supo sobre la deshonra de Dorotea, por lo que su criado y dos hombres más intentaron sobrepasarse con ella.

Desesperada se escondió en la sierra disfrazándose de labrador hasta que Dios decidiera terminar con su pena.

Cardenio le contó que él era el que Luscinda mencionaba en su nota y le prometió hacer todo por limpiar su honra.

Dorotea conmovida se arrodilló a sus pies, pero él la hizo poner de pie invitándole a seguir adelante, esperando que el cielo les hiciera justicia y agradeciendo a Don Quijote, que por su locura, ellos pudieran cruzarse.

En esto llegó Sancho con un mensaje de su caballero: que por ahora no era digno de presentarse frente a Dulcinea. De esta forma, el cura y el barbero pusieron en marcha el plan de la doncella y los disfraces.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000064 Categoría:

Descripción

Finalmente se supo sobre la deshonra de Dorotea, por lo que su criado y dos hombres más intentaron sobrepasarse con ella.

Desesperada se escondió en la sierra disfrazándose de labrador hasta que Dios decidiera terminar con su pena.

Cardenio le contó que él era el que Luscinda mencionaba en su nota y le prometió hacer todo por limpiar su honra.

Dorotea conmovida se arrodilló a sus pies, pero él la hizo poner de pie invitándole a seguir adelante, esperando que el cielo les hiciera justicia y agradeciendo a Don Quijote, que por su locura, ellos pudieran cruzarse.

En esto llegó Sancho con un mensaje de su caballero: que por ahora no era digno de presentarse frente a Dulcinea. De esta forma, el cura y el barbero pusieron en marcha el plan de la doncella y los disfraces.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La Historia de Dorotea – II”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.