Fidelidad a Dulcinea

Las dos muchachas le arreglaron una muy mala cama a nuestro hidalgo, en el pajar, justo muy cerca a la de otro arriero. Le aplicaron pomada en las costillas al caballero y al escudero. Se fueron entonces a dormir, pero ‘Maritornes’ -la criada- había quedado de verse con el arriero. Cuando llegó a buscarlo, con la poca luz que había, termino llegando a la cama de Don Quijote, que la confundió con una bella doncella que lo buscaba porque estaba profundamente enamorada, pero él fiel a su señora Dulcinea, la rechazó.
El arriero se molestó al ver a su moza con Don Quijote y le dió un golpe justo en la boca. En la imaginación del hidalgo el arriero era un ‘moro encantado’

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Las dos muchachas le arreglaron una muy mala cama a nuestro hidalgo, en el pajar, justo muy cerca a la de otro arriero. Le aplicaron pomada en las costillas al caballero y al escudero. Se fueron entonces a dormir, pero ‘Maritornes’ -la criada- había quedado de verse con el arriero. Cuando llegó a buscarlo, con la poca luz que había, termino llegando a la cama de Don Quijote, que la confundió con una bella doncella que lo buscaba porque estaba profundamente enamorada, pero él fiel a su señora Dulcinea, la rechazó.
El arriero se molestó al ver a su moza con Don Quijote y le dió un golpe justo en la boca. En la imaginación del hidalgo el arriero era un ‘moro encantado’

Las dos muchachas le arreglaron una muy mala cama a nuestro hidalgo, en el pajar, justo muy cerca a la de otro arriero. Le aplicaron pomada en las costillas al caballero y al escudero. Se fueron entonces a dormir, pero ‘Maritornes’ -la criada- había quedado de verse con el arriero. Cuando llegó a buscarlo, con la poca luz que había, termino llegando a la cama de Don Quijote, que la confundió con una bella doncella que lo buscaba porque estaba profundamente enamorada, pero él fiel a su señora Dulcinea, la rechazó.
El arriero se molestó al ver a su moza con Don Quijote y le dió un golpe justo en la boca. En la imaginación del hidalgo el arriero era un ‘moro encantado’

Las dos muchachas le arreglaron una muy mala cama a nuestro hidalgo, en el pajar, justo muy cerca a la de otro arriero. Le aplicaron pomada en las costillas al caballero y al escudero. Se fueron entonces a dormir, pero ‘Maritornes’ -la criada- había quedado de verse con el arriero. Cuando llegó a buscarlo, con la poca luz que había, termino llegando a la cama de Don Quijote, que la confundió con una bella doncella que lo buscaba porque estaba profundamente enamorada, pero él fiel a su señora Dulcinea, la rechazó.
El arriero se molestó al ver a su moza con Don Quijote y le dió un golpe justo en la boca. En la imaginación del hidalgo el arriero era un ‘moro encantado’

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000029 Categoría:

Descripción

Las dos muchachas le arreglaron una muy mala cama a nuestro hidalgo, en el pajar, justo muy cerca a la de otro arriero. Le aplicaron pomada en las costillas al caballero y al escudero. Se fueron entonces a dormir, pero ‘Maritornes’ -la criada- había quedado de verse con el arriero. Cuando llegó a buscarlo, con la poca luz que había, termino llegando a la cama de Don Quijote, que la confundió con una bella doncella que lo buscaba porque estaba profundamente enamorada, pero él fiel a su señora Dulcinea, la rechazó.
El arriero se molestó al ver a su moza con Don Quijote y le dió un golpe justo en la boca. En la imaginación del hidalgo el arriero era un ‘moro encantado’

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Fidelidad a Dulcinea”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.