El poeta enamorado de Clara II

Maritornes pronto soltó la muñeca de Don Quijote. Los cuatro hombres entraron a la posada a buscar a Luis, el poeta, y lo encontraron. Uno de los criados que su padre había enviado lo tomó por el brazo.Mientras Don Quijote veía todo decidió ir a buscar a Cardenio y a Fernando. Por suerte Dorotea puso a Fernando al tanto de lo que ocurría entre Luis y Clara y así él prometió intentar solucionar la situación. Cuando el padre de Clara reconoció al joven, se tranquilizó y lo llevó para que hablaran sólo los dos, entonces Luis le confesó su deseo de casarse con Clara. En ese momento se escucharon gritos en la entrada de la posada, por causa de un par de huéspedes que, aprovechando el desorden provocado por Luis, querían irse sin pagar.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Maritornes pronto soltó la muñeca de Don Quijote. Los cuatro hombres entraron a la posada a buscar a Luis, el poeta, y lo encontraron. Uno de los criados que su padre había enviado lo tomó por el brazo.Mientras Don Quijote veía todo decidió ir a buscar a Cardenio y a Fernando. Por suerte Dorotea puso a Fernando al tanto de lo que ocurría entre Luis y Clara y así él prometió intentar solucionar la situación. Cuando el padre de Clara reconoció al joven, se tranquilizó y lo llevó para que hablaran sólo los dos, entonces Luis le confesó su deseo de casarse con Clara. En ese momento se escucharon gritos en la entrada de la posada, por causa de un par de huéspedes que, aprovechando el desorden provocado por Luis, querían irse sin pagar.

Maritornes pronto soltó la muñeca de Don Quijote. Los cuatro hombres entraron a la posada a buscar a Luis, el poeta, y lo encontraron. Uno de los criados que su padre había enviado lo tomó por el brazo.Mientras Don Quijote veía todo decidió ir a buscar a Cardenio y a Fernando. Por suerte Dorotea puso a Fernando al tanto de lo que ocurría entre Luis y Clara y así él prometió intentar solucionar la situación. Cuando el padre de Clara reconoció al joven, se tranquilizó y lo llevó para que hablaran sólo los dos, entonces Luis le confesó su deseo de casarse con Clara. En ese momento se escucharon gritos en la entrada de la posada, por causa de un par de huéspedes que, aprovechando el desorden provocado por Luis, querían irse sin pagar.

Maritornes pronto soltó la muñeca de Don Quijote. Los cuatro hombres entraron a la posada a buscar a Luis, el poeta, y lo encontraron. Uno de los criados que su padre había enviado lo tomó por el brazo.Mientras Don Quijote veía todo decidió ir a buscar a Cardenio y a Fernando. Por suerte Dorotea puso a Fernando al tanto de lo que ocurría entre Luis y Clara y así él prometió intentar solucionar la situación. Cuando el padre de Clara reconoció al joven, se tranquilizó y lo llevó para que hablaran sólo los dos, entonces Luis le confesó su deseo de casarse con Clara. En ese momento se escucharon gritos en la entrada de la posada, por causa de un par de huéspedes que, aprovechando el desorden provocado por Luis, querían irse sin pagar.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000082 Categoría:

Descripción

Maritornes pronto soltó la muñeca de Don Quijote. Los cuatro hombres entraron a la posada a buscar a Luis, el poeta, y lo encontraron. Uno de los criados que su padre había enviado lo tomó por el brazo.Mientras Don Quijote veía todo decidió ir a buscar a Cardenio y a Fernando. Por suerte Dorotea puso a Fernando al tanto de lo que ocurría entre Luis y Clara y así él prometió intentar solucionar la situación. Cuando el padre de Clara reconoció al joven, se tranquilizó y lo llevó para que hablaran sólo los dos, entonces Luis le confesó su deseo de casarse con Clara. En ese momento se escucharon gritos en la entrada de la posada, por causa de un par de huéspedes que, aprovechando el desorden provocado por Luis, querían irse sin pagar.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El poeta enamorado de Clara II”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.