El encantamiento de la Jaula II

El cura, disfrazado como todos los demás, le dió unas sentidas palabras al caballero de la triste figura, diciéndole que simplemente lo llevaban a encontrarse con su señora Dulcinea y que su escudero lo acompañaría en todo momento. Sancho al ver a su señor encerrado, le tomó una mano y la besó jurándole que iría a su lado. La dueña de la venta, su hija y Maritornes se despidieron llorando de Don Quijote. De esta forma Cardenio y Luscinda regresaban a su casa, Fernando y Dorotea también, y, Zoraida, Ruy, Clara, su padre y Luis se dirigieron a Sevilla. Todos se abrazaron y prometieron volver a verse algún día.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

El cura, disfrazado como todos los demás, le dió unas sentidas palabras al caballero de la triste figura, diciéndole que simplemente lo llevaban a encontrarse con su señora Dulcinea y que su escudero lo acompañaría en todo momento. Sancho al ver a su señor encerrado, le tomó una mano y la besó jurándole que iría a su lado. La dueña de la venta, su hija y Maritornes se despidieron llorando de Don Quijote. De esta forma Cardenio y Luscinda regresaban a su casa, Fernando y Dorotea también, y, Zoraida, Ruy, Clara, su padre y Luis se dirigieron a Sevilla. Todos se abrazaron y prometieron volver a verse algún día.

El cura, disfrazado como todos los demás, le dió unas sentidas palabras al caballero de la triste figura, diciéndole que simplemente lo llevaban a encontrarse con su señora Dulcinea y que su escudero lo acompañaría en todo momento. Sancho al ver a su señor encerrado, le tomó una mano y la besó jurándole que iría a su lado. La dueña de la venta, su hija y Maritornes se despidieron llorando de Don Quijote. De esta forma Cardenio y Luscinda regresaban a su casa, Fernando y Dorotea también, y, Zoraida, Ruy, Clara, su padre y Luis se dirigieron a Sevilla. Todos se abrazaron y prometieron volver a verse algún día.

El cura, disfrazado como todos los demás, le dió unas sentidas palabras al caballero de la triste figura, diciéndole que simplemente lo llevaban a encontrarse con su señora Dulcinea y que su escudero lo acompañaría en todo momento. Sancho al ver a su señor encerrado, le tomó una mano y la besó jurándole que iría a su lado. La dueña de la venta, su hija y Maritornes se despidieron llorando de Don Quijote. De esta forma Cardenio y Luscinda regresaban a su casa, Fernando y Dorotea también, y, Zoraida, Ruy, Clara, su padre y Luis se dirigieron a Sevilla. Todos se abrazaron y prometieron volver a verse algún día.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000084 Categorías: , Etiqueta:

Descripción

El cura, disfrazado como todos los demás, le dió unas sentidas palabras al caballero de la triste figura, diciéndole que simplemente lo llevaban a encontrarse con su señora Dulcinea y que su escudero lo acompañaría en todo momento. Sancho al ver a su señor encerrado, le tomó una mano y la besó jurándole que iría a su lado. La dueña de la venta, su hija y Maritornes se despidieron llorando de Don Quijote. De esta forma Cardenio y Luscinda regresaban a su casa, Fernando y Dorotea también, y, Zoraida, Ruy, Clara, su padre y Luis se dirigieron a Sevilla. Todos se abrazaron y prometieron volver a verse algún día.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El encantamiento de la Jaula II”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.