El caballero de la triste figura

Los encapuchados respondieron que iban de prisa y no le hicieron caso a don Quijote, quién de nuevo les advirtió que si no paraban todos se medirían con él en batalla. Y se lanzó con Rocinante enfurecido, tanto que una mula del susto lanzó a su jinete al suelo. Y don Quijote siguió atacando como si de verdad estuviera combatiendo, los hombres desarmados y asustados corrieron por el campo, veían a don Quijote como el mismo diablo que venía a llevarse el cuerpo que tenían en el ataúd. Finalmente uno de ellos respondió que el cuerpo era de un caballero fallecido por deseo de Dios.
Sancho observando todo sólo dijo:
-”Sin duda mi amo es tan valiente como él dice”.
Y en ese momento al verlo iluminado por la tenue luz que había, Sancho comenzó a llamarle ‘El caballero de la triste figura’

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Los encapuchados respondieron que iban de prisa y no le hicieron caso a don Quijote, quién de nuevo les advirtió que si no paraban todos se medirían con él en batalla. Y se lanzó con Rocinante enfurecido, tanto que una mula del susto lanzó a su jinete al suelo. Y don Quijote siguió atacando como si de verdad estuviera combatiendo, los hombres desarmados y asustados corrieron por el campo, veían a don Quijote como el mismo diablo que venía a llevarse el cuerpo que tenían en el ataúd. Finalmente uno de ellos respondió que el cuerpo era de un caballero fallecido por deseo de Dios.
Sancho observando todo sólo dijo:
-”Sin duda mi amo es tan valiente como él dice”.
Y en ese momento al verlo iluminado por la tenue luz que había, Sancho comenzó a llamarle ‘El caballero de la triste figura’

Los encapuchados respondieron que iban de prisa y no le hicieron caso a don Quijote, quién de nuevo les advirtió que si no paraban todos se medirían con él en batalla. Y se lanzó con Rocinante enfurecido, tanto que una mula del susto lanzó a su jinete al suelo. Y don Quijote siguió atacando como si de verdad estuviera combatiendo, los hombres desarmados y asustados corrieron por el campo, veían a don Quijote como el mismo diablo que venía a llevarse el cuerpo que tenían en el ataúd. Finalmente uno de ellos respondió que el cuerpo era de un caballero fallecido por deseo de Dios.
Sancho observando todo sólo dijo:
-”Sin duda mi amo es tan valiente como él dice”.
Y en ese momento al verlo iluminado por la tenue luz que había, Sancho comenzó a llamarle ‘El caballero de la triste figura’

Los encapuchados respondieron que iban de prisa y no le hicieron caso a don Quijote, quién de nuevo les advirtió que si no paraban todos se medirían con él en batalla. Y se lanzó con Rocinante enfurecido, tanto que una mula del susto lanzó a su jinete al suelo. Y don Quijote siguió atacando como si de verdad estuviera combatiendo, los hombres desarmados y asustados corrieron por el campo, veían a don Quijote como el mismo diablo que venía a llevarse el cuerpo que tenían en el ataúd. Finalmente uno de ellos respondió que el cuerpo era de un caballero fallecido por deseo de Dios.
Sancho observando todo sólo dijo:
-”Sin duda mi amo es tan valiente como él dice”.
Y en ese momento al verlo iluminado por la tenue luz que había, Sancho comenzó a llamarle ‘El caballero de la triste figura’

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000039 Categoría:

Descripción

Los encapuchados respondieron que iban de prisa y no le hicieron caso a don Quijote, quién de nuevo les advirtió que si no paraban todos se medirían con él en batalla. Y se lanzó con Rocinante enfurecido, tanto que una mula del susto lanzó a su jinete al suelo. Y don Quijote siguió atacando como si de verdad estuviera combatiendo, los hombres desarmados y asustados corrieron por el campo, veían a don Quijote como el mismo diablo que venía a llevarse el cuerpo que tenían en el ataúd. Finalmente uno de ellos respondió que el cuerpo era de un caballero fallecido por deseo de Dios.
Sancho observando todo sólo dijo:
-”Sin duda mi amo es tan valiente como él dice”.
Y en ese momento al verlo iluminado por la tenue luz que había, Sancho comenzó a llamarle ‘El caballero de la triste figura’

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El caballero de la triste figura”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.