Defendiendo el honor de Dulcinea

Luego de avanzar, pensando y hablándole a su amada sobre ese primer acto de salvación al muchacho ‘Andrés’, nuestro caballero se cruzó con unos mercaderes de seda y con tono arrogante les dijo:
-”Confiese todo el mundo que no hay doncella más hermosa que la emperatriz de la Mancha, la sin par Dulcinea del Toboso.”
Uno de ellos, en tono burlón insinuó que aunque su doncella fuera tuerta y jorobada le daría la razón.
-”Calla infame”, respondió don Quijote lleno de cólera y se preparó para atacar con su lanza. Estaba tan furioso y enojado que en el camino al ataque Rocinante tropezó y ambos cayeron al suelo.

Desde: $125.00 / mes por 12 meses

Luego de avanzar, pensando y hablándole a su amada sobre ese primer acto de salvación al muchacho ‘Andrés’, nuestro caballero se cruzó con unos mercaderes de seda y con tono arrogante les dijo:
-”Confiese todo el mundo que no hay doncella más hermosa que la emperatriz de la Mancha, la sin par Dulcinea del Toboso.”
Uno de ellos, en tono burlón insinuó que aunque su doncella fuera tuerta y jorobada le daría la razón.
-”Calla infame”, respondió don Quijote lleno de cólera y se preparó para atacar con su lanza. Estaba tan furioso y enojado que en el camino al ataque Rocinante tropezó y ambos cayeron al suelo.

Luego de avanzar, pensando y hablándole a su amada sobre ese primer acto de salvación al muchacho ‘Andrés’, nuestro caballero se cruzó con unos mercaderes de seda y con tono arrogante les dijo:
-”Confiese todo el mundo que no hay doncella más hermosa que la emperatriz de la Mancha, la sin par Dulcinea del Toboso.”
Uno de ellos, en tono burlón insinuó que aunque su doncella fuera tuerta y jorobada le daría la razón.
-”Calla infame”, respondió don Quijote lleno de cólera y se preparó para atacar con su lanza. Estaba tan furioso y enojado que en el camino al ataque Rocinante tropezó y ambos cayeron al suelo.

Luego de avanzar, pensando y hablándole a su amada sobre ese primer acto de salvación al muchacho ‘Andrés’, nuestro caballero se cruzó con unos mercaderes de seda y con tono arrogante les dijo:
-”Confiese todo el mundo que no hay doncella más hermosa que la emperatriz de la Mancha, la sin par Dulcinea del Toboso.”
Uno de ellos, en tono burlón insinuó que aunque su doncella fuera tuerta y jorobada le daría la razón.
-”Calla infame”, respondió don Quijote lleno de cólera y se preparó para atacar con su lanza. Estaba tan furioso y enojado que en el camino al ataque Rocinante tropezó y ambos cayeron al suelo.

Clear
Precio del producto
Total de opciones adicionales:
Total del pedido:
SKU: 20000013 Categoría:

Descripción

Luego de avanzar, pensando y hablándole a su amada sobre ese primer acto de salvación al muchacho ‘Andrés’, nuestro caballero se cruzó con unos mercaderes de seda y con tono arrogante les dijo:
-”Confiese todo el mundo que no hay doncella más hermosa que la emperatriz de la Mancha, la sin par Dulcinea del Toboso.”
Uno de ellos, en tono burlón insinuó que aunque su doncella fuera tuerta y jorobada le daría la razón.
-”Calla infame”, respondió don Quijote lleno de cólera y se preparó para atacar con su lanza. Estaba tan furioso y enojado que en el camino al ataque Rocinante tropezó y ambos cayeron al suelo.

Información adicional

Recurrencia

Una vez, Mensual (x 6 meses), Mensual (x 12 meses)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Defendiendo el honor de Dulcinea”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registrarse

Cart
  • No products in the cart.